Luto en la RAE por la muerte de Eduardo García de Enterría

16-09-2013

Eduardo García de Enterría. Foto de EFE.

Eduardo García de Enterría. Foto de EFE.

La Real Academia Española está de luto por el fallecimiento, hoy en Madrid, del jurista Eduardo García de Enterría, catedrático de derecho administrativo y admirador y estudioso de la obra del escritor argentino Jorge Luis Borges. Mañana, la bandera de la RAE ondeará a media asta en señal de duelo, como ya es tradición.

Eduardo García de Enterría (Ramales, Cantabria, 1923-Madrid 2013) fue elegido para la silla «U» el 11 de noviembre de 1993. Tomó posesión el 24 de octubre de 1994 con el discurso titulado La lengua de los derechos: la formación del Derecho Público europeo tras la Revolución FrancesaLe respondió, en nombre de la corporación, Ángel Martín Municio.

Eduardo García de Enterría, catedrático de Derecho Administrativo de las universidades de Valladolid (1956) y Complutense de Madrid (1962), era doctor honoris causa por las universidades de París-Sorbonne, Bolonia, Mendoza (Argentina), Tucumán (Argentina), Nuevo León (México), Benito Juárez de Durango (México), Guadalajara (México), Buenos Aires, Córdoba (Argentina), Externado de Colombia y Sergio Arboleda de Bogotá (Colombia), y por las universidades españolas de Valladolid, Carlos III, Cantabria, Oviedo, Santiago de Compostela, Extremadura, Málaga, Zaragoza y San Pablo CEU.

Fue letrado del Consejo de Estado (1947),  miembro de la Accademia Nazionale dei Lincei (Italia), miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, del European Law Research Center y de la Law School de la Universidad de Harvard (Estados Unidos).  Entre otras distinciones, García de Enterría recibió el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales (1984), el Premio Alexis de Tocqueville (Maastricht, 1999) y el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2006).

Fundador y director de la Revista de Administración Pública, desde 1950, y de la Revista Española de Derecho Administrativo (desde 1974), Eduardo García de Enterría fue el primer juez español del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (1978-1986). En 1952 fundó el despacho de abogados que lleva su nombre.

Era un reconocido admirador y estudioso de la obra literaria del escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986), sobre el que publicó el libro Fervor de Borges (Madrid, 1999).