Un chelo en la biblioteca

17-07-2013

Grabación de un vídeo en la RAEEsta mañana el grave sonido del chelo ha circulado libremente entre los diccionarios y las gramáticas. Las notas de Bach, contemporáneo de tantos ilustres autores del siglo XVIII reunidos aquí, han deambulado por los pasillos y han bajado escaleras y abierto puertas.

La biblioteca, con un total de 250 000 volúmenes, es probablemente la estancia más solemne de la Academia, su sala más emotiva y sugerente. No en vano se elige casi siempre como el lugar más adecuado para hacer entrevistas y tomar imágenes.

A la magia de los libros y a la sobria elegancia de los estantes, alineados con admirable simetría, se une esa luz tan especial que ilumina esta dependencia en determinados momentos. No es habitual, sin embargo, ver los rayos de sol en su interior: la preservación de las obras, el cuidado y la conservación del papel, aconsejan mantener cerradas las contraventanas, que solo se abren excepcionalmente y durante muy poco tiempo. Hoy ha sido uno de esos días.

El rodaje de un vídeo institucional de la RAE, que servirá de presentación del futuro portal corporativo, ha llegado hasta este rincón tan especial. La banda sonora, a cargo del violonchelista Ángel García Jermann, se ha grabado en la biblioteca y el resultado de esa conjunción de música entre los libros podrán verlo ustedes próximamente. Habrá más sorpresas.

Hoy, durante un instante, la soledad sonora de san Juan de la Cruz, tan presente en esta biblioteca académica, ha dejado paso a las evocaciones de un chelo, a las notas sobrecogedoras de Bach. Después todo ha vuelto a la normalidad, a la penumbra necesaria, a la música callada.

Charla al final de una secuencia