«La Regenta» de Clarín, en #Cómicosdelalengua

09-05-2014

Emilio Gutiérrez Caba

El actor Emilio Gutiérrez Caba leerá pasajes de «La Regenta».

El lunes, 12 de mayo, se presentará en el teatro Pavón la lectura dramatizada de una selección de fragmentos de La Regenta de Leopoldo Alas, Clarín (1852-1901). El comentario académico sobre la obra, considerada como la cumbre de la novela realista española, estará a cargo de Carme Riera. De la lectura de los textos se encargará el actor Emilio Gutiérrez Caba.

Carme Riera

La académica Carme Riera 

Será la novena de las diez sesiones que forman parte del proyecto #Cómicosdelalengua, dirigido por el académico José Luis Gómez.

Reproducimos aquí el fragmento dedicado a La Regenta en el programa de mano de «Cómicos de la lengua»:

«El histrionismo novelado del camino del adulterio adquiere profundidad psicológica con la interioridad de la lectura de Emilio Gutiérrez Caba. Tres personajes se recrean en una trampa narrativa en donde nunca deja de escucharse la voz del autor, Clarín. Ya sea bajo un paneo cinematográfico o bajo la intimidad de una pieza teatral, la narración del cómico nos hace ver una historia, no solo escuchar una novela.

La Regenta de Leopoldo Alas, Clarín, no solo está considerada como la mejor novela realista de España, sino como una de las mejores novelas del siglo XIX. Esta obra, cuya grandeza se mide con Madame BovaryAna Karenina posee un dominio del lenguaje que juega en diferentes niveles narrativos. De manera genial e intrigante, mientras se va tejiendo la historia de la caída de una mujer condenada a una trampa, se libera la naturaleza psicológica de los personajes, se revelan sus intenciones más íntimas —que a menudo contrastan con lo que dicen, o hacen— y se sitúa cada conflicto, cada deseo y cada resolución —hecha de manera consciente o no— dentro de las fuerzas exteriores que las contienen: el castrante ambiente de Vetusta.

La riqueza de planos interiores se alterna con la objetividad narrativa y con el irónico punto de vista de una sociedad de provincias, aburrida, hipócrita y mezquina.

Para esta lectura en vida, el texto ha sido adecuado privilegiando la fuerza narrativa de la novela. Siguiendo uno de los hilos conductores de la trama —el camino hacia el adulterio—, en el que se narra la relación estéril de la Regenta y su esposo, la histeria de ella y el histrionismo de él, junto con la amenaza latente de un don Juan de meretrices. Se ha seleccionado una estructura literaria que respete el argumento, que estimule al espectador y que represente la construcción oral y verbal que resulta siempre inadaptable en el cine o el teatro. La verdadera pasión del lenguaje, en las grandes novelas, solo puede ser leída, y escuchada».